<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12265053\x26blogName\x3dBar+Deportes\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://bardeportes.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://bardeportes.blogspot.com/\x26vt\x3d-4431873451999003318', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Ducadam y Chernóbil


"Helmut Ducadam detuvo nada menos que cuatro penaltis en la final de la Copa de Europa del 86. Era un héroe nacional. Pero, tras aquella final, desapareció del mapa. Corrían muchas leyendas urbanas sobre él. Yo, como muchos, creía que estaba muerto. Se decía que el dictador o su hijo le habían torturado, celosos de su popularidad o porque no les quiso dar un Mercedes que le habría regalado el presidente del Real Madrid. Sin embargo, como si no hubiera pasado nada, un día, en el 2002, puse la tele y le vi hablando, en una entrevista. Contó una historia prodigiosa: su equipo tuvo que jugar y entrenar en Rumanía tras el accidente nuclear de Chernóbil en 1986, poco antes de la final contra el Barça. Les dijeron a los porteros que no tocaran demasiado la pelota, pues ésta podía recoger partículas radiactivas en su contacto con la hierba. Eran el equipo del ejército y por esa razón tenían mucha más información que el resto de la población. La idea de un portero de fútbol que tuviera que huir del balón me pareció de un absurdo total, hasta tal punto que sólo un niño podría contarla sin parecer un bromista."

(Gyorgy Dragoman, promocionando El Rey blanco en La Vanguardia)


Off topic: los que no son pericos suelen entrar el domingo a You Tube para ver los goles de su equipo. Yo, como no tengo nada que buscar, tecleo "Tamudo" y hoy lo que me ha salido es el canal del Lutxador Periko, un personaje de auténtica serie Z. ¿¿Pero ésto qué es??
« Home | Siguiente »
| Siguiente »
| Siguiente »
| Siguiente »
| Siguiente »
| Siguiente »
| Siguiente »
| Siguiente »
| Siguiente »
| Siguiente »

Blogger nosoloSporting - 7/3/10 21:03 :

Que bueno y que triste a la vez lo de no poder coger el balón por poder contaminarte...

Un saludo perico!    


Blogger Willy - 7/3/10 21:37 :

Increible    


Blogger Capitán (tan) Argento - 7/3/10 22:18 :

Al ritmo que cuentas (des)evoluciona tu barrio, no descartes que el lutxador perico sea vecino tuyo...    


Blogger FI - 7/3/10 22:33 :

Interesantísima información.

Todo lo que provocó el desastre de Chernoville.

Saludos.    


Anonymous Anónimo - 7/3/10 22:54 :

Siguiendo los enlaces del Lutxador Perico he dado con Lo Perico enmascarat, un luchador de lucha libre.
http://www.youtube.com/user/lopericoenmascarat
http://www.facebook.com/pages/Lo-Perico-Enmascarat/64157764761

Manolo, ¿haces horas extras cuando cierras el bar?    


Blogger Bend3r - 7/3/10 23:32 :

Las animadoras de los Magic machacando en el descanso del partido contra los Lakers.    


Blogger Bend3r - 7/3/10 23:37 :

En el mismo partido: Pau le suelta un hostia a Dwight Howard. ¡Para que luego le llamen blando!    


Blogger Álvaro de Grado - 7/3/10 23:44 :

Nuevo deporte olímpico.

http://www.youtube.com/watch?v=wYfWkoaBZEs&feature=player_embedded    


Anonymous Anónimo - 8/3/10 20:47 :

Yo tuve la suerte de entrevistar a Ducadam cuando el Steaua jugó contra el Madrid en Madrid en la Champions (el partido en el que el inefable Nicolita se metió un gol absurdo en propia puerta) e iba convencidísimo de que le faltarían las manos, como decía la leyenda (que se las había mutilado Ceaucescu por no querer hacerle publicidad), pero lo cierto es que tenía las dos manos sanísimas y enormes!!!    


»

Publicar un comentario en la entrada